El material de vidrio para laboratorio de hospitales, colegios, universidades o centros oficiales es imprescindible dado el manejo de sustancias químicas, orgánicas y las reacciones que con ellas se producen.

Este vidrio ha de estar especialmente diseñado para su utilización en este tipo de ambientes, precisando una alta resistencia tanto al uso como a temperaturas y corrosión.

El vidrio de laboratorio puede estar fabricado en dos tipos de materiales principalmente:

 

Tipos de vidrio de laboratorio

Vidrio de sosa y sal

A pesar de que es especifico para química, alimentación y en general para la vida cotidiana, no es apto para utilizarse en procesos químicos con fuertes cambios de temperatura. Este material se reserva para la fabricación de pipetas y otros utensilios de laboratorio.

 

Vidrio borosilicato.

Gracias a que en su composición cuenta con trióxido de boro, óxido sódico, óxido potásico y óxido de aluminio, cuenta con una gran resistencia a los cambios de temperatura y a su uso con productos químicos agresivos.

 

En su uso doméstico lo podemos encontrar en los utensilios de horno, para hornillos y otros que requieren un vidrio muy resistente a la temperatura y la abrasión.

En el laboratorio lo podemos encontrar en todos aquellos utensilios de laboratorio que tienen posibilidad de verse inmersos en procesos térmicos elevados o a productos químicos especialmente fuertes. Es el caso de los matraces, probetas, buretas, algunos tubos de ensayo, embudos y otros.

 

Si no está habituado a la selección de material de vidrio específico para laboratorio, no dude en consultarnos. Estaremos encantados de aconsejarle sobre el material de laboratorio más idóneo para sus necesidades y aplicaciones previstas.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario y ofrecer contenidos adaptados a sus intereses. Si sigue navegando sin cambiar la configuración, consideramos que acepta su uso. Ver nuestra política de cookies